Estrategia de rehosting

La elección de la estrategia adecuada para un proyecto de rehosting y modernización es el paso fundamental para evitar cometer errores. .. y tanto en el rehosting como para todo ¿no?

La estrategia nos remite a construir un plan. El plan está compuesto por acciones bien definidas que se suceden ordenadamente y nos guían antes de llegar al objetivo buscado.

De alguna forma, la estrategia define una pauta de actuación.

¿Qué es el Rehosting?

Podemos ensayar una definición (¿otra?) El rehosting es una forma de preservar las costosas inversiones en lógica empresarial y datos empresariales atrapados en hardware y software propietarios, al tiempo que abre caminos hacia una futura modernización al pasar a una arquitectura abierta y más extensible.

Productos automatizados

Existen diversas herramientas que forman parte de una estrategia determinada para enfocar un proyecto de rehosting (o modernización).

Los productos automatizados son una parte importante de estas estrategias.

Estos productos están constituidos por paquetes de software que proporcionan todo un conjunto de herramientas automáticas de migración para volver a montar ficheros COBOL o JLC,. así como sus conexiones habituales con las bases de datos.

Parece necesario señalar que el automatismo nunca es total y que siempre habrá personal operando y supervisando las diferentes etapas que se suceden en el proceso.

¿Cual es la estrategia de rehosting?

Ya sea que estemos hablando de mainframes o servidores AS400, la estrategia de rehosting debe aplicarse en cualquier entorno siguiendo ciertos lineamientos específicos de cada uno.

El conocimiento de la plataforma de origen es prioritario.

Es muy importante contar con una guía y listas de verificación rápida que nos den una idea de conjunto y de la marcha del proyecto.

El primer paso es revisar la planificación que establece los requisitos generales de la arquitectura de destino.

Inventarios de aplicaciones y procesos batch o la preparación de los ficheros a trasladar, por ejemplo, deben ser los primeros ítems de la lista a identificar. 

Y no podemos olvidar que la creación de entornos específicos de pruebas, de integración y de producción son otros de los renglones que no deben faltar en nuestra lista.

Es necesario organizar el proceso dentro de una serie de fases y pasos.

Por ejemplo:

  • Definición de la estrategia del proyecto.
  • Estudio de evaluación.
  • Proyecto piloto.
  • Implementación.

A su vez, cada ítem se dividirá en sucesivos pasos que pueden tener una determinada cantidad de iteraciones.

Pero en el comienzo de la «Implementación», deberemos estudiar y analizar cada entregables que produzca el proceso. 

De forma paralela, a los pasos que producen entregables, aparecerán oportunamente la secuencia de pruebas que determinarán la validez de cada uno de los entregables.

Por otra parte, es imposible separar al proceso de rehosting del entorno en el cual se inscribe. Habrá personas de diferentes responsabilidades, donde deberán estar claramente asignados los roles a ocupar. 

El entorno de la estrategia de rehosting

Podríamos señalar entornos necesarios y bien diferenciados para encarrilar nuestra estrategia de rehosting o modenización. 

Además, para más claridad, podemos dividirlos en entornos de origen y de destino.

Cabe aclarar que cuando hablamos de «entornos de origen» estamos referenciando al entornos y condiciones previas a la migración y, en el otro extremo, al hablar de «entorno de destino» estaremos hablando de condiciones posteriores a la migración.

  • El entorno de origen «fuentes en producción actual» para los ficheros que se convertirán.
  • Un entorno de origen «de prueba» para almacenar y aislar las operaciones extraídas del entorno de producción y para crear una base de datos de prueba.

Y además, 

  • Un entorno de destino «de prueba» para ejecutar, ajustar y probar los activos convertidos.
  • Un entorno de destino «de integración», que se utiliza para albergar todas las actividades, como la integración, la migración de operaciones o el procesamiento previo al cambio.
  • Un entorno de destino «de producción» para los activos convertidos y probados.